Alimentos Transgénicos. Lista Roja de Alimentos Transgénicos en Chile
Manipulación Genética en Maíz, Soya, Canola, Remolacha, Melón, Papa y Tomates
Conservación Medio AmbienteBiotecnologíaChileRegión MetropolitanaSantiago
Anónimo Jueves 28 de Junio del año 2007 / 18:23

Los transgénicos que tragan los chilenos

Greenpeace-Chile dio en el clavo al publicar la Guía de alimentos transgénicos 2004 (ver recuadro). Por primera vez se podrá saber qué tipo de productos está poniendo en los supermercados la industria alimenticia y cuánta comida preparada con ingredientes o aditivos de origen transgénico se están llevando a la boca chilenos y chilenas.

La “lista roja” se compone de más de 600 alimentos -con sus respectivas marcas- que podrían contener soya o maíz transgénicos. Entre ellos se encuentran muchos productos de consumo masivo y popular, como fideos en todas sus variantes, harinas, aceites, margarinas, salchichas, mortadela, salsas de tomate, leche, yogurt e, incluso, colados y cereales para niños.

¿Qué consecuencias puede tener ingerir estos alimentos desde temprana edad? Nadie lo sabe con certeza, aunque sí que los transgénicos pueden provocar alergias y resistencia a los antibióticos.

Llama la atención que numerosos productos consignados en la lista sean del tipo light o diet, como también leches descremadas, que usan preferentemente personas que ya tienen algún problema de salud y, por lo tanto, están más expuestas a ser afectadas por alimentos que poco o nada tienen de “natural”. Ocultar la información, en este caso, equivale a un engaño que puede costar caro a la salud de las personas.

La iniciativa de Greenpeace es una respuesta a la indiferencia del Estado, que rechazó una propuesta para exigir a las empresas que etiquetaran sus productos señalando si son transgénicos. En Chile se sigue comiendo “a ciegas”. Por eso, Greenpeace inició su campaña “por el derecho a saber” con una acción simbólica en el centro de Santiago: cuarenta personas se sentaron a comer en una mesa de 20 metros de largo con sus ojos vendados. “Si estamos en una economía liberal, de mercado, que se basa en el principio de informar a la gente para que tome decisiones, nos encontramos ante la más profunda contradicción. O entregamos información para que la gente decida, o la ocultamos. En otros países, el ciudadano está informado y tiene la posibilidad de elegir. Acá no, y la respuesta que entrega el gobierno es vaga. Sólo dice que hay que confiar en que las autoridades de salud harán las cosas con el mejor nivel posible”, declaró en esa oportunidad Juan Carlos Cuchacovich, encargado de la campaña de transgénicos de Greenpeace-Chile.

Más enfática es María Elena Rozas, directora de Greenpeace y coordinadora regional de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en América Latina (RAP-AL). Afirma que la información relacionada con organismos genéticamente modificados “es nula por parte del gobierno”. En su opinión, la desinformación “es algo deliberado, porque por una parte el gobierno está aprobando apresuradamente la liberación de los cultivos transgénicos sin consulta a la población y, por otra, rechaza la posibilidad de legislar sobre el etiquetado de los productos importados que los contengan. Ante la falta de información oficial, Greenpeace investigó y elaboró la guía de alimentos para que la gente pueda identificar los alimentos con y sin contenido transgénico. Al rechazar aquellos manipulados genéticamente, los consumidores pueden dar señales al mercado para que los productores de alimentos no los utilicen”.

VIDA ARTIFICIAL

Por más que se argumente que siempre se han producido cruces genéticos entre diversas variedades de plantas o que los campesinos han experimentado tradicionalmente la producción de híbridos para mejorar la calidad del poroto, lenteja o papa, por ejemplo, la modificación genética que da vida a los transgénicos es algo nuevo. En este caso, se introduce por la fuerza el gen de una especie en el patrimonio genético de otro ser vivo, de una manera que nunca se habría producido en la naturaleza (mezcla de un gen animal con otro vegetal, por ejemplo) y que tampoco el campesino hubiera podido hacer por su cuenta. Así, se han introducido en vegetales genes de pescado, mariposa, sapo, escorpión e, incluso, de virus y bacterias. El ser humano nunca se alimentó así, y no es posible prever las consecuencias en el largo plazo.

En la soya, arroz y maíz, por ejemplo, se introdujo un bacilo altamente tóxico que actúa como insecticida, bacillus thuriengensis (Bt), para proteger a la planta del ataque de insectos. También hay transgénicos resistentes a herbicidas (principalmente glifosato o “Roundup”), lo que permite aplicarlos para exterminar las malezas sin dañar las plantas. El problema es que con el tiempo las malezas también desarrollan resistencia y a mediano plazo los productores están obligados a usar cada vez más agroquímicos. Y nada de esto es inocuo. Según investigaciones recientes, el “Roundup” altera las hormonas que modulan la síntesis del estrógeno, lo cual podría originar aumento de cánceres y malformaciones del aparato sexual.

María Elena Rozas destaca que “además de los impactos negativos y el riesgo para la salud, los transgénicos representan una amenaza para el ambiente, debido a la pérdida irreversible de diversidad biológica”. De hecho, el último informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) sobre el estado del medio ambiente y medidas normativas (1972-2002) advierte que los organismos genéticamente modificados están acelerando la pérdida de biodiversidad y la disminución de especies autóctonas, debido a la “contaminación genética”. Esto es, la propagación descontrolada de cultivos transgénicos invade y aniquila cultivos tradicionales. Es lo que está ocurriendo con el maíz en México.

Como consecuencia de lo anterior, el Pnuma llega a la misma conclusión que los ambientalistas: “El principio precautorio debería aplicarse como regla principal, hasta que exista un consenso científico sobre el tema”. En virtud del “principio precautorio” (o de precaución), establecido en el Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología (Montreal, 2000), no debería permitirse la producción industrial -menos aún la comercialización- de alimentos transgénicos mientras no se pruebe que son inofensivos, cualquiera sea el tiempo que eso requiera.

Sin embargo, los alimentos transgénicos se están imponiendo. Se estima que en el mundo hay actualmente más de sesenta millones de hectáreas plantadas con soya, maíz, algodón y colza (planta forrajera) transgénicos. El principal productor es Estados Unidos, que concentra el 63% de la producción mundial, seguido a distancia por Argentina (21%), Canadá (6%), China (4%), Brasil (4%) y Sudáfrica (1%). También se han ido incorporando otros países, como Australia, España, Alemania, Rumania, Bulgaria, México, Indonesia, India, Uruguay, Colombia, Honduras y Filipinas.

DEPENDENCIA ALIMENTARIA

Uno de los principales argumentos a favor de los transgénicos es que contribuirán a terminar con el hambre en el mundo, debido a la supuesta ‘mejor calidad’ y productividad de estos cultivos. ¿Qué hay de cierto en eso?

“Nada -responde la coordinadora de RAP-AL-. Es sólo un excelente negocio para las corporaciones transnacionales de la alimentación. Por ejemplo, el mercado para las variedades genéticamente modificadas alcanzará los 6 billones de dólares al año y espera llegar a los 20 billones en el 2010. El mundo produce hoy más alimentos por habitante que nunca antes. Por lo tanto, las verdaderas causas del hambre son la pobreza, la desigualdad y la falta de acceso a los alimentos. Para qué engañarnos, el problema del mundo no es la escasez de alimentos, sino el mal reparto.

Los productos transgénicos garantizan el negocio de alimentos ‘patentados’, en contraposición con los alimentos ‘libres’, que son los no manipulados. La monocultura transgénica requiere de insumos químicos que son fabricados por las mismas compañías de semillas. Eso empobrece el suelo, contamina las aguas, debido al abuso de plaguicidas y herbicidas, y sus insumos asociados generan deforestación. Las plantas modificadas están preparadas para que sus semillas, que tienen patentes, no sean útiles en otra siembra, obligando al agricultor a continuar comprándolas a las transnacionales. Significan desempleo, porque en los cultivos transgénicos se usa muy poca mano de obra. De esta forma se está abriendo paso a una agricultura sin agricultores, con una mayor concentración de la tierra y más pobreza. Argentina, con catorce millones de hectáreas de cultivos transgénicos es un ejemplo de eso”.

¿Cuáles serán las verdaderas consecuencias para los países en desarrollo?

“Los impactos negativos sociales, de salud y ambientales se traspasan a los países pobres. En el 2003 la superficie destinada a cultivos transgénicos aumentó en 28% en los países del sur, mientras que en los países industrializados el incremento fue sólo de 11%. Este aumento se debe a las ventajas económicas, ambientales y sociales que presentan estos países empobrecidos, dependientes y contaminados. Pero más allá de estos impactos, significa la pérdida de la soberanía alimentaria. Mientras millones de campesinos son expulsados de sus tierras, y los pueblos pierden el libre acceso a las semillas y el derecho a definir su política agraria, cerca de diez corporaciones -que monopolizan el mercado de los agrotóxicos y transgénicos- consolidan su poder y deciden cómo hay que alimentarse”.

Las transnacionales, bajo el amparo de la OMC, patentan las semillas en calidad de “inventos”. Una sola multinacional, Monsanto, controla el 80% del mercado de plantas transgénicas. El resto se distribuye entre Aventis, Syngenta (ex Novartis), Basf y Du Pont, entre otras. Hay un constante proceso de fusión y concentración empresarial que se traduce en mayor control de la cadena alimenticia, desde la producción y venta de semillas hasta la comercialización del producto procesado, pasando por la venta de agroquímicos.

En tanto en Chile, la única normativa específica respecto de transgénicos es una resolución del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) que autoriza el ingreso de semillas transgénicas para multiplicación con fines de exportación. Desde 1992 han ingresado semillas transgénicas de maíz, soya, canola, remolacha, melón, papa y tomates. No existen datos sobre la superficie plantada con esas semillas

PATRICIA BRAVO

Alerta con la Lista Roja

La Guía de alimentos transgénicos 2004, difundida por Greenpeace, fue elaborada a partir de una encuesta que incluyó información recolectada hasta mediados de abril de este año. El método fue transparente: se le envió una carta certificada a una larga lista de empresas pidiéndoles una declaración garantizando que no utilizan ingredientes derivados de soya y maíz transgénico, incluyendo los aditivos. A las empresas que no respondieron se le envió una segunda carta. Paralelamente, el Instituto Nacional de Tecnología de los Alimentos (Inta) analizó diversos alimentos para determinar su contenido. Como resultado, se constató que varias marcas de hamburguesas y embutidos tenían un alto contenido de soya transgénica.

Con la información recolectada se confeccionaron dos listas. Una Lista Verde que incluye productos que, según sus fabricantes, no contienen ningún ingrediente derivado de soya o maíz transgénico y una Lista Roja, que está conformada por alimentos cuyos fabricantes no garantizan ausencia de esos transgénicos y por productos elaborados por empresas que no respondieron el cuestionario.

¿Por qué la encuesta consideró sólo maíz y soya? Sencillamente, porque son los cultivos transgénicos más extendidos en el mundo: representan el 82% del total de plantaciones transgénicas. Y también porque Chile importa gran cantidad de maíz desde Estados Unidos -el mayor productor de maíz transgénico-, como también soya de Argentina, donde el 90% de la producción es transgénica. De la soya se obtiene harina, aceites, lecitina, mono y diglicéridos, y ácidos grasos. Y con el maíz no sólo se elabora harina, también almidón, aceite, jarabe de glucosa, fructosa, caramelo, sorbitol, etc.

Greenpeace advierte que su Lista Roja no pretende incorporar todos los productos con soya y maíz que se encuentran en el mercado, pero constituye una referencia para quienes deseen alimentarse en forma sana y segura. Aquí van algunos de los productos de consumo más frecuente que contienen transgénicos:

ACEITES

Aceites vegetales (Cristal, Trovattore, Ibiam, Acuenta, Olin, Oro, Jumbo, Doña Flor, Belmont, Líder); aceite de maíz (Arcor, Chef, Jumbo); aceite de maravilla (Chef, Belmont, Trisol, Líder, Miraflores, Bonanza); aceite de oliva y maravilla (Chef, aceite Omega 3 Miraflores); aceite de soya (La Fuente Natural).

MARGARINAS

Belmont, Bonella, Leche Sur, Loncoleche (Margarina Sureña), Banda Azul, Soprole (Margarina Next y corriente), Calo, Dorina, Nestlé (Margarina Doña Juanita), Superior.

ALIMENTOS PARA NIÑOS Y CEREALES

Los productos Nestlé llevan la delantera en el uso de transgénicos, con los siguientes alimentos: cereal infantil (de trigo con leche y 5 cereales con leche ), Multicereal Nestum (avena, trigo y frutas, 5 cereales), colados, picados, postres colados, picado de frutas surtidas, Milo, Nesquick, Nido (1+3+6+), Zucosos, Lechera flakes, Estrellitas, Chocapic.

También figuran otras marcas como Blevit (cereal); Cola Cao (chocolate en polvo); Raff (cocoa); Arcor (cereal mix); Bruggen (Gourmet Musli); Calaf (granola); Ipal (Digest, Natur trigo); Laboratorio Maver (Adelgazul); Kellogg‚s (Muslix tradicional, All brand, Froto loops, Miel flakes, Corn flakes, Chokos); Líder (cereal con miel, cereal con chocolate); Natur (chip’s, power girls, Galactum, Pequeña Lulú, Digimond); Nature Valley (Oat’s honey, Penauts butter, Trail ix); Nutrexpa (cereales Cola Cao).

FIDEOS, MASAS Y HARINAS

Prácticamente toda la variedad que ofrecen Carozzi, Luchetti, Parma y San Remo están en la Lista Roja, además de productos Talliani (pasta pronta al pesto); Maggi (pasta 3 minutos); La Salteña (capelletis, gnoquis, ravioles, saconitos); Il gastronómico (agnolotti, pancutras); Deli Expres Líder (gnoquis, tortellinis); Acuenta (canutos, quífaros, espirales); Líder (quífaros, corbatas); Pancho Villa (tortillas de maíz); Old El Paso (Flour Tortillas, tacos, fajitas, tortillas); Cena, Agua de Piedra, Ideal, Líder y O’Clock (pre pizzas).

Todas las harinas de marcas conocidas están en la lista roja, además de levaduras Lefersa, polvos de hornear Royal y Maizena Dropa.

LECHES Y PRODUCTOS LACTEOS

Leches Calo (chocolate, crecimiento, entera, instantánea, extra calcio, Purita); leche entera Colún; leche chocolate y semidescremada Copalca; leche en polvo instantánea Leche Sur; productos Loncoleche (leche cultivada, leche natural, yogurt batido); productos Nestlé (leche cultivada, leche descremada, leche entera, leche asada, flan, yogurt con cereal trix, chandelle, sémola con leche); Parmalat (yogurt diet fibra, mix, mousse, leche chocolate, semidescremada); Soprole (leche cultivada Next Gozzo, Manjarate, 1+1 Zucaritas, Chococrispis); Svelty (yogurt batido, fibra, leche cultivada, flan, leche líquida y en polvo); Quillayes (yogurt light Yoplait, leche cultivada Yoplait); leche entera Ula; Leche chocolate Surlat; yogurt diet Calán; sémola con leche Líder.

PAN Y GALLETAS

Ideal (molde integral, hot dog, diet, kids, siluette); Líder (hot dog, molde blanco e integral); Cena (molde blanco, integral, fibra, completos, frica); Ecovida (panteón diet); Pan Pierre (hot dog, molde fibra, light, burguer); galletas Costa, Costa Kids, Arcor, Ecovida, Holanda, Francisca Calaf, Bortolaso, McKay, Kraft, Ártica, Parmalat. Y, además, Galleta María Dorada (Marbu), Amandita (Lacta), Porteñitas (Bagley), Wafer (Baducco), Butter cookies (Copenhaggen), Butterscotch (Crolaina).

OTROS...

Salsas de tomate de marcas Malloa, Doña Clara, Pomarola, Dos Caballos, D’ampezzo, San Remo, Arcor, Tomatín Centauro, Talliani, Tuco Maggi, Ekono, Líder, Bolognesa Carozzi, Acuenta, Mickelsen.

Hamburguesas congeladas (carne, pollo, pavo) de las siguientes marcas: Ahora Más Ricas, Campo Lindo, Procarne, Ekono, Acuenta, Patty, Pollos King, Sopraval, además de croquetas de salmón AgroSuper, nuggets de pollo y croquetas Ariztía, croquetas de arroz y verduras Bouduelle, papas pre fritas y papas duquesa Frutos del Maipo, empanaditas de queso La Spegia, productos Maggi (rollitos y bocaditos de pescado, pescaditos apanados, empanadas de queso, nuggets y bocaditos de pollo).

Salchichas y chorizos PF; vienesas La Preferida, Winter y Fastdeli; zwancitos (Zwan); salchichas, longanizas, mortadelas y chorizos de Cecinas Llanquihue; salchichón, mortadela, patés y chorizos San Jorge, etc.

En bebidas de fantasía figuran las de la empresa Coca Cola (Coca Cola, Sprite, Fanta, Kapo y sus versiones light); CCU (7UP y light, Bilz light, Kem, Pap light, Crush light); jugos Watts (tutifrutti, naranja light, durazno, frutilla); Zuki (Luz Vitta), néctar light de Parmalat, Loncoleche, Andina, etc.

(Más información en www.greenpeace.cl)


http://www.puntofinal.cl/568/transgenicos.htm

Opina en Foro