Cultivo y Producción Industrial de Mimbre Para la Exportación
Salix Viminalis, Desarrollo Industrial de Muebles de Mimbre
AgrícolaProductos AgrícolasChileRegión de O´higginsChimbarongo
Anónimo Viernes 29 de Junio del año 2007 / 10:40

Desarrollo del Cultivo y la Producción Industrial del Mimbre (Salix Viminalis) Para la Exportación

En Chile, en los últimos años, la crisis del agro ha provocado que vastas superficies de terrenos sean sub-aprovechadas y que amplios sectores campesinos se vean afectados. Ante ésta realidad cobra importancia la búsqueda de alternativas de cultivos de mayor rentabilidad.

El cultivo de especies forestales, como eucalipto y álamo, han contribuido al proceso de reconversión. Aunque rentables, no son una solución para el campesinado, puesto que implican períodos de espera para la obtención de beneficios superiores a los 8 años.

El Salix viminalis, de nombre común mimbre, es una especie forestal cuyo cultivo en terrenos agrícolas y manejo como "monte bajo", ofrece la posibilidad de proporcionar anualmente una materia prima utilizada en Chile y en el mundo para fabricar muebles y otras manufacturas.

El mimbre presenta características similares al rattán, fibra muy conocida en el mercado internacional por su utilización en muebles. El mercado global representa cerca de USD 1.000 millones anuales. Los principales países oferentes Malasia, Tailandia, Filipinas e Indonesia, y los mayores demandantes, Norteamérica, Reino Unido, Francia y Alemania. El comercio de materia prima rattán, proveniente principalmente de plantaciones -por las restricciones a la exportación de fibra de bosques naturales en el sudeste asiático- se calculan en USD 300 millones anuales. El precio internacional es aproximadamente de USD 1.000/ton seca/rattán.

En el país, el cultivo del mimbre se extiende en 165 hectareas (Grez, 1995), concentradas preferentemente en Chimbarongo, que producen 6.200 ton/año de materia prima. De este volumen un 8% es exportado, un 33% se pierde por descalificación o residuos y el 59% restante se va a la fabricación de artesanal (3.800 ton).

Este cultivo rinde actualmente en promedio 12 ton secas/ha, con rangos de precios de exportación USD 400 a 1.000/ton dependiendo del mercado de destino y de la calidad del producto. Su costo de establecimiento, por una sóla vez, es de USD 3100/ha, y el costo de mantención y cosecha anual, de USD 1250.

Las manufacturas de mimbre se originan en 1.200 pequeñas unidades artesanales, concentradas en la localidad de Chimbarongo, las cuales poseen escaso desarrollo, debido a desconocimiento del mercado, insuficiente tecnología y know-how. Como resultado, la población asociada a estas unidades (4.000 personas), sólo logra niveles de subsistencia.

El objetivo principal del proyecto es generar información y capacidades nacionales, empresariales e institucionales, en silvicultura, manufacturación y comercialización, de manera de promover inversiones privadas en las áreas del cultivo e industrialización del mimbre, especialmente de muebles.

El potencial de cultivo, del proyecto, según estimaciones alcanzaría en Chile a unas 300.000 ha, distribuidas desde la VI a la VIII región en terrenos bajo canal (capacidad de uso a I a IV), las cuales están subutilizadas o bien deben reconvertirse, y desde la VIII a la XI región, en terrenos de secano (capacidad de uso I a IV).

Para lograr los objetivos señalados, el proyecto se ha estructurado en dos subproyectos:

Desarrollo del cultivo del mimbre, cuya finalidad es la obtención de clones mejorados de Salix viminalis, la selección de técnicas silvícolas apropiadas para el cultivo, el desarrollo de mejores procesos de post-cosecha y la formulación de estándares de calidad para favorecer la comercialización interna y externa de la materia prima, y,

Desarrollo industrial de muebles de mimbre, cuya finalidad es la generación de nuevos productos y procesos, el mejoramiento de la gestión empresarial y la generación y difusión de información para mejorar la competitividad externa y el cumplimiento de los estándares internacionales.

Para abordar los desarrollos especificados se utilizaran metodologías apropiadas en el establecimiento de ensayos, pruebas de laboratorio e in situ, registros de campo, absorción de tecnologías (a través de misiones tecnológicas y de consultores externos) y su aplicación a unidades pilotos artesanales y semi-industriales.

Para garantizar el cumplimiento de objetivos y resultados esperados del proyecto, se ha conformado un equipo multidisciplinario, integrado por destacados profesionales del Instituto Forestal (INFOR), Instituto de Investigaciones Tecnológicas (INTEC), Universidad de Chile, del Bío-Bío y Metropolitana. A lo que se agrega la participación activa de empresarios del Proyecto de Fomento (PROFO) de SERCOTEC (en Chimbarongo), Empresarios del rubro, y, Agricultores y Organizaciones del agro (Ver cartas compromisos).

La realización gradual del potencial que ofrece el cultivo, significaría al país como beneficios económicos netos directos incrementales:

Retornos netos esperados de exportación, al cuarto año de finalizado el proyecto, creciendo anual.

Retornos netos esperados del mercado nacional, al cuarto año de finalizado el proyecto, creciendo anual.

Del mismo modo, la industrialización del mimbre, permitiría obtener:

Retornos netos esperados de exportación al tercer año de finalizado el proyecto, creciendo anual.

Otros beneficios económico-sociales identificables son:

Absorción de la desocupación agrícola en las épocas de cosecha (Junio-Septiembre), al cuarto año de finalizado el proyecto, incrementándose anual , de acuerdo al ritmo de crecimiento del cultivo.

Generación de puestos de trabajo en la industria de muebles de mimbre, al cuarto año de iniciado el proyecto, creciendo anualmente.

Incremento de la calificación de la mano de obra industrial y el consiguiente aumento de los salarios.

Externalidades positivas del cultivo, tales como: control de la erosión, contribución a la diversificación silvícola, y al medioambiente en general (captura de CO2, liberación de oxígeno, fauna y flora).

Desarrollo de insumos y servicios complementarios (beneficios indirectos).

Finalmente, los beneficios institucionales, que aporta el proyecto son el fortalecimiento de las capacidades de INFOR, INTEC, SERCOTEC y Universidades, lo cual redundará en el corto y mediano plazo en nuevos proyectos para complementar y estimular aún más el desarrollo productivo en esta área del conocimiento.

Aspectos que determinan la viabilidad del proyecto:

Presencia probada de la especie en el país -aunque en escasa extensión-, con buen comportamiento en comparación al crecimiento observado en otras latitudes.

Existencia de terrenos aptos para el desarrollo de la especie entre la VI y la XI región.

Plasticidad comprobada del género frente a condiciones edafloclimáticas diversas, lo que permite una distribución geográfica amplia de la especie.

Expertizaje nacional en el manejo silvícola y mejoramiento genético de especies forestales.

Aptitud de la especie para la fabricación de muebles, cestería y artículos de ornamentación.

Decisión institucional (SERCOTEC, INTEC, Ues, INFOR) de desarrollar el cultivo y la industria del mimbre.

Apoyo y compromisos económicos por parte de agricultores, artesanos, pequeños y grandes empresarios, que ven en esta especie un potencial negocio.

Existencia a nivel mundial de tecnologías blandas y duras que permiten mejorar el proceso de industrialización.

Factores que determinan la conveniencia del proyecto:

Existencia de creciente demanda en el mundo por mimbre y rattán y sus manufacturas, en especial muebles.

Precios interesantes de materia prima y productos.

Altos precios, demanda creciente por productos de este tipo y una estructura de costos competitiva, aseguran una rentabilidad positiva y favorable en comparación a algunos tipos de cultivos agrícolas.

La cosecha anual de la especie favorece la rentabilidad, en comparación a otras alternativas forestales con una edad de rotación superior a los 10 años (tasa de descuento menor).

La situación actual de costos y calidad de la producción silvícola puede mejorarse mediante técnicas de manejo, mejoramiento genético y procesos de post cosecha, y la producción industrial, a través de mejoras en los productos, procesos, gestión administrativa y comercial.

Factores críticos para la obtención de los resultados esperados:

Obtención de resultados positivos en la investigación y desarrollo silvícolas planteados y su posterior difusión y transferencia tecnológica, de manera de incrementar cuantitativa y cualitativamente el expertizaje profesional y el performance empresarial en toda la cadena productiva del mimbre.

Desarrollo de productos y procesos, de amplia aceptación internacional, para el control sanitario de materias primas y manufacturas, de manera de pasar las barreras fitosanitarias en mercados de exportación.

Desarrollo de productos que satisfagan los estándares de los mercados internacionales, con el fin de posicionar favorablemente las manufacturas en el exterior.


http://www.fondef.cl/bases/fondef/PROYECTO/96/I/D96I1074.HTML

 1..2 de 2 Opiniones

  1. edwin hernandez chipiaje » edhernanchi22:06 Horas, 21/8/2009


    quiero exportar mimbre del vichada

  2. jose » josefigueredo4hotmail.com 14:59 Horas, 10/5/2009


    sigan trabajando


Página [1]


Ultimos Comentarios