Enfermedades de las Abejas. Acariosis Interna. Tratamiento, Diagnostico
Acarapis woodi, Acarapis externus y Acarapis dorsalis. Contagio Directo.
Empresas y ServiciosApiculturaChileRegión de O´higginsNaranjales
Anónimo Viernes 13 de Julio del año 2007 / 11:57

Acariosis Interna

INTRODUCCIÓN

Las colmenas presentan un hábitat muy favorable para que muchos ácaros, no sólo los parásitos, desarrollen su ciclo de vida en el interior de las mismas. Hay alimento, madera , detritus orgánicos, y un ambiente con una temperatura de unos 30º C y una humedad relativa en torno al 60- 70%, haciendo de ellas un lugar idóneo para que diversas especies de ácaros se alimenten de estos recursos y por tanto desarrollen su ciclo de vida en el interior de las colmenas. 

En la naturaleza existen diversas clases de ácaros que parasitan a una amplia gama de insectos así como a otros animales. Viven y se multiplican sobre la superficie externa e interna de sus huéspedes; y generalmente son muy específicos para una determinada región, un determinado surco, grieta o foso, del que no son desalojados con facilidad. Algunos, por ejemplo, pasan sus vidas en los tímpanos de ciertas polillas, usando zonas determinadas en el interior del órgano para actividades específicas como alimentación, muda y reproducción. Resulta sorprendente que nunca infestan ambos oídos de la misma polilla, por lo que no incapacitan a su huésped. Muchas especies se han adaptado  vivir en el sistema traqueal de los insectos. Ejemplos como estos sirven para demostrar que las diversas clases de ácaros similares que infestan a las abejas productoras de miel no son tan notables como parecían ser cuando se descubrieron inicialmente.

Historia

El parásito fue descrito por primera vez por Rennie, White y Harvey en 1921 en abejas en Gran Bretaña, denominándolo Tarsonemus woodi,  conocido también como ácaro traqueal. Posteriormente fue denominado Acarapis Woodi por Hirst en 1921 como es conocida en Europa en la actualidad. Infesta principalmente las tráqueas que parten del primer par de espiráculos torácicos de las abejas adultas, aunque también se han descubierto ácaros en los sacos aéreos de la cabeza y el abdomen.. El descubrimiento y conciencia sobre el impacto potencial que este ácaro puede tener en las abejas llevó a que en EEUU se restringiera la importación de abejas productoras de miel desde países en que el ácaro está presente.

Rennie describió al ácaro de abejas en la isla de Wight y atribuyó a este parásito como el agente etiológico de la enfermedad de la isla de Wight, en la que las abejas presentaban incapacidad de volar debido a dislocación de sus alas y una parálisis parcial. Posteriormente se descubrió que esta patología era provocada por el virus iridiscente apis.

Reportes posteriores indican que A. woodi no es una afección seria de las abejas, como se pensó previamente. Sin embargo, en combinación con otras condiciones adversas una infestación fuerte con el ácaro puede causar una reducción en la actividad de la abeja.

Descripción biológica de Acarapis Woodi

El acarapis woodi es un artrópodo de la clase de los arácnidos, por lo que posee cuatro pares de patas. Sus dimensiones son microscópicas, y no se puede ver a simple vista. Y menos aún en el caso del macho, al ser más pequeño que la hembra.

Otra característica que distingue a los machos es que tienen las patas traseras más largas, y entre ellas nace una espina. Además, de las patas nace un único pelo, mientras que en la hembra salen tres.

Las hembras miden entre 143 y 174 micrómetros de largo por 77 a 81 de ancho. Los machos son algo más pequeños midiendo entre 125 a 136 de largo por 60 a 77 micrómetros de ancho. Los machos se diferencian de las hembras en su aparato reproductivo.

El cuerpo es oval, más ancho entre el segundo y el tercer par de patas, y es blanquecino o blanco perlado con una cutícula suave y brillante; algunos pelos largos están presentes en el cuerpo y patas. Tiene un gnatosoma elongado, con forma de pico con una boca larga como hojas cortantes para alimentarse.

Las formas adultas macho y hembra, se alojan en el sistema respiratorio de las abejas. Este sistema está compuesto por siete espiráculos (entradas de aire) y con ramificaciones internas de las traqueas. Las divisiones traqueales tienen largas uniones con los espiráculos y ellas van disminuyendo progresivamente el diámetro, terminando en la musculatura y otros tejidos de las abejas. Es por el primer espiráculo toracico por donde entran los parásitos hembras y oviponen en la traquea (en abejas adultas jóvenes); la frecuencia de oviposición disminuye considerablemente después de las 24 horas de vida de la abeja y raramente entran después de los 4 días. Las hembras de ácaros aparentemente se ven atraídas por las corrientes de aire espiradas que salen desde el primer espiráculo torácico e ignoran el segundo y tercer espiráculo.

Existen tres especies de Acarapis asociadas con abejas de miel adultas: Acarapis woodi, Acarapis externus y Acarapis dorsalis.

Dos hipótesis acerca de por qué la infestación ocurre dentro de las primeras 24 horas de vida:

          Una dice que los pelos torácicos se van endureciendo e impiden la entrada del ácaro a los espiráculos, y esto fue demostrado porque las abejas jóvenes eran más infestadas que las adultas.

          La segunda hipótesis es que los espiráculos tienen un mecanismo de cierre que es más eficiente en las abejas adultas (más viejas), impidiendo que entre el ácaro a las traqueas, además tienen más desarrollado el mecanismo de acicalamiento; como el de los pelos torácicos es realizado por el segundo par de patas, ellas desalojan los ácaros. Esto fue comprobado en 1963 removiendo el segundo par de las abejas expuestas a ácaros y se encontró que las abejas jóvenes fueron todavía más infestadas que las abejas viejas.

Ciclo Evolutivo

Las hembras ponen 5 a 7 huevos, cada uno después de tres a cuatro días, y pasados otros tres a cuatro días, los huevos comienzan su eclosión. Los primeros machos aparecen el día undécimo a doceavo y las primeras hembras en el día decimocuarto a quinceavo; otras observaciones indican que los huevos eclosionan 5 o 6 días después de haber sido puestos y las larvas hembras se convierten en adultos tras otros 6 a 10 días. Por esto, incluso cuando las hembras se aparean y emigran inmediatamente después de ser adultos, las abejas obreras más jóvenes pueden transmitir posiblemente los ácaros cuando tengan 14 días de edad.

Una vez que los ácaros se han apareado en la traquea, salen de ella por el primer espiráculo torácico y trepan generalmente a un pelo del tórax y se aferra en su punta con una o ambas extremidades posteriores. Se sujeta con sus extremidades anteriores a un pelo de otra abeja que pasa rozando próxima y desciende a la superficie del cuerpo de la nueva abeja. Entonces los ácaros son atraídos hacia la región del primer espiráculo torácico por la vibración de las raíces de las alas y hacia las entradas de los espiráculos por las bocanadas de aire que salen de ellos; los ácaros emigran sólo de esta manera, siendo incapaces de encontrar un nuevo huésped en los panales de miel o en las flores.

Importancia económica

A pesar de que se ha demostrado que la infestación por el ácaro no causa enfermedad aguda ni pérdidas devastadoras, la vida de las abejas puede acortarse, pero sólo por unos pocos días.

El ácaro perfora la pared traqueal de las abejas jóvenes y se alimentan de la hemolinfa, pero no parecen transmitir enfermedades durante este proceso. Las abejas infectadas pueden comportarse normalmente hasta que mueren o como lo que se describió anteriormente. La reina infestada puede vivir por muchos años. La producción de miel y la recolección de polen están también reducidas. Las colonias que desarrollan infestaciones severas generalmente las hacen en el verano tardío y mueren en el invierno tardío.

EPIZOOTIOLOGÍA

El contagio se realiza de forma directa, de abeja a abeja, y está comprobada la tendencia de las abejas jóvenes a controlar la infección. Los ácaros no encuentran facilidades para entrar en la tráquea de los insectos adultos, pero salen fácilmente. Se trata de un hecho mecánico, debido al impedimento que supone la corona de pelos que rodea el primer estigma traqueal. Estos pelos, ligeros y flexibles, son propios de la abeja joven, de entre uno y nueve días de vida, mientras que en las abejas viejas son más fuertes y construyen una barrera difícil de superar.

No es muy frecuente que el contagio se produzca a través del material apícola, ya que los ácaros viven muy poco tiempo fuera del huésped vivo. El índice de supervivencia varía mucho según la estación del año. En primavera, se sitúa entre las 12 y las 15 horas, en verano, entre 26 y 28, en otoño, de 30 a 40, y en invierno, alrededor de las 120 horas.

A. Woodi se descubrió en Suiza, Francia, Checoslovaquia poco después de ser hallado en Gran Bretaña. Posteriormente se descubrió en abejas de Argentina, Austria, Bélgica, Brasil,Chile,Colombia,Córcega,Alemania,Holanda,Irlanda,Polonia,Cerdeña,España, Uruguay, URSS y Yugoslavia, en el Congo Belga en una de las abejas africanas, Apis Mellifera adansoni en Egipto en Méjico.

El ácaro traqueal ha sido reportado en todos los continentes, excepto Australia. Las detecciones iniciales de A. woodi fueron reprotadas en Brasil en 1974, en México en 1980, y en Texas en 1984. El ácaro es transmitido de abeja a abeja dentro de una colonia, por las reinas, zánganos y obreras.Además, el movimiento de paquetes de abejas y reinas, así como también colonias establecidas, ha resultado en la diseminación del ácaro en gran parte de los EEUU.

Algunas abejas británicas y algunas de Norteamérica, muestran cierta resistencia al ácaro. Las abejas americanas son, de alguna manera, menos resistentes que las abejas británicas.

Las colonias infestadas que pasan sin reina al comienzo del verano, padecen infestaciones más graves que colonias con reina.

Cuando se mantiene un excesivo número de colonias en relación con el alimento disponible, puede esperarse que aumente la infestación al aumentar el contacto entre las abejas más viejas y más infestadas con las jóvenes susceptibles, que normalmente saldrían a pecorear.

Patogenicidad y síntomas

A la obstrucción mecánica de las vías respiratorias, de por sí dañina, se le une la absorción de sangre, y de forma indirecta, con las lesiones de la tráquea se produce una degeneración de los músculos alares. Esto se manifiesta en evidentes procesos de necrosis, incapacidad para el vuelo, retención de los excrementos en la ampolla rectal, y en una forma de intoxicaciones generales debida también a la difusión en la hemolinfa de las deyecciones y de la saliva de los parásitos. De esta forma, la abeja queda tan debilitada que resulta una presa fácil para contagiarse de otras enfermedades .

No se observan síntomas externos de la infestación, sólo se ven alteraciones en la traquea, tales como oscurecimiento de ella (café a negro), además, están obstruídas por una numerosa cantidad de diferentes estados de desarrollo del ácaro. Las traqueas no siempre van a estar con su color alterado y la coloración oscura no siempre va a indicar que hay ácaros.

La sintomatología de la acariosis no es específica, y el único diagnóstico eficaz es el que puede realizar un laboratorio.

El insecto no tiene capacidad para volar, se arrastra sobre el terreno delante de la colmena, su cuerpo tiembla, se mueve de forma desordenada, con el abdomen más o menos distendido, y es probable que sufra diarrea. Además, las alas pueden estar perpendiculares al cuerpo, caídas o dislocadas.

También podemos observar una alfombra de abejas ante la piquera, arrastrándose por el suelo (crawling), frotándose el abdomen con las patas traseras y con una tasa de mortandad variable. Ahora bien, estos síntomas son también comunes en otras enfermedades de la abeja adulta y pueden deberse a un envenenamiento no agudo.

El momento álgido de la aparición de la enfermedad es durante el otoño, y sobre todo al inicio de la primavera, en los ‘vuelos de limpieza’ que se producen después de la invernada.

Hay que tener en cuenta que se observa en colmenas parasitadas por acariosis una propensión a la enjambrazón, debido al estrés que causa el parásito. También es visible una mayor agresividad.

Diagnóstico

Diagnóstico clínico

Se puede afirmar a través de la sintomatología. Por el contrario, el diagnóstico diferencial se produce con otros ácaros externos patógenos, con enfermedades como el Mal de mayo, la nosemiasis o las intoxicaciones.

Diferenciación:

Por ello, para hacer un buen diagnóstico, es importante considerar la localización del parásito

Las  especies de Acarapis son claramente distintos de otros ácaros de las abejas, pero la estrecha semejanza entre ellos, además de su pequeño tamaño, hace que sean extremadamente difícil de detectar e identificar. En muchos casos la identificación es hecha observando a los ácaros en el lugar específico que ocupan dentro de la abeja, como por ejemplo:

Acarapis woodi vive internamente en las traqueas solamente, en cambio los otros Acarapis son observados exclusivamente en la superficie externa de la abeja.

Acarapis dorsalis se observa en la parte dorsal de la caja torácica.

Acarapis extremus, se ubica en el extremo inferior posterior de la cabeza.

Acarapis vagans (Schneider), fue descrita como infectante del cuerpo externo, en el área entre las alas y el primer segmento abdominal, aunque en infestaciones intensas también pueden ocupar las alas anteriores y primer segmento abdominal, y se difunden por todo el cuerpo de los zánganos.

Diagnóstico de Laboratorio

El último de los diagnósticos posibles es el que sólo pueden dictar los laboratorios.:

Existen varios métodos los que detallaremos a continuación:

1. Se consigue después de aislar la tráquea y observar a través del binocular a un grupo de 50 abejas por colmena, entre las que haya ejemplares jóvenes y, a ser posible, vivos.

Para la operación, lo mejor es separar la cabeza y el primer par de patas, de forma que situemos simétricamente los dos troncos traquéales. La sección de tórax se pone sobre un portaobjetos, y añadimos una gota de ácido láctico, para aclarar las tráqueas y favorecer la distensión del músculo. Una vez situadas bajo el binocular, extraemos las tráqueas.

Los ácaros se ven fácilmente como pequeños corpúsculos ovales, a través de las paredes de las tráqueas. Si no hay ácaros, aparecerán limpias y transparentes. En el caso de que la infección sea grave, podremos ver hasta 50 ácaros, en sus diferentes estados. En estas condiciones, las abejas pueden llegar a morir por asfixia. También podemos observar tráqueas que, aunque no tengan ácaros, pueden estar rotas, lo que nos indicará que el animal sufrió alguna vez una infección.

Por otra parte, las deyecciones de los ácaros tienen un pigmento, la melanina, que al contacto con el aire que circula por la tráquea, se oxida y toma un color oscuro que las mancha.

Este es el motivo por el que las tráqueas infectadas aparecen oscuras o negruzcas con manchas irregulares. Además, la melanina, al igual que sucede con la saliva del ácaro, contamina la hemolinfa de la abeja y provoca una intoxicación del insecto.

2 .Exámen de traquea protorácica:

En un apiario se recolectan cien abejas, con un mínimo de diez abejas por cada colonia entre las más viejas, principalmente las que están reptando alrededor de las colmenas, porque pueden ser las que estén más infestadas. El hecho de no presentar estos síntomas, no implica necesariamente que estén libres del parásito.

Cincuenta de las abejas son descuartizadas y examinadas; el método principal es el que separa el tórax del resto del cuerpo, con remoción de protórax. La parte del tórax es expuesta a una solución al 7,5% de KOH a 37° C por 24 horas. El KOH disuelve los restos de musculatura y tejidos grasos que quedan alrededor de la traquea. Después de este tiempo, las traqueas son examinadas por microscopía electrónica, siendo sólo éste el diagnóstico positivo y más seguro.

Abejas que llevan muertas un determinado tiempo son menos ideales para hacer el diagnóstico intratraqueal del ácaro.

3.- La muestra de abejas recolectadas se pueden disectar extrayendo con bisturí y pinza el primer par de patas y el terjito del protórax, quedando expuesta así la traquea del primer espiráculo. Estas traqueas se ponen en un pocillo con ácido láctico al 85%, éste hace más transparente la traquea, con lo que ayuda a la localización de los parásitos. Luego se observa al microscopio.

4.-Tinción con azul de metileno sirve para facilitar la observación del parásito, poniendo previamente las traqueas en una solución de KOH al 8%, luego se filtra y se lava con agua, luego se tiñe y después se fija con etanol. Observar al microscopio.

5..- Método que diferencia ácaros vivos de muertos, que es el método ideal para hacer una evaluación química del control de ácaros traquéales.

Se toman abejas vivas y se anestesian con CO2; se les retira el abdomen para evitar picaduras, también la cabeza y primer par de patas.  Se remueve el protórax y se expone el árbol traqueal y se transfieren a un pocillo que contiene glicerol. Los ácaros muertos no se mueven en esta solución, con apariencia oscura y seca; los vivos son translúcidos o color perla y se mueven.

Otros Métodos de laboratorio:

- ELISA.

- Homogeneizando tórax de abejas. Los licúan y centrifugan; el sedimento se observa al microscopio buscando los ácaros.

- Moler los tórax y ponerlos en agua, con lo que las tráqueas y sacos aéreos     flotan, y en este nivel flotante se buscan al microscopio los parásitos

TRATAMIENTOS.

.QUIMIOTERAPIA

Dentro de los tratamientos utilizados en la actualidad podemos mencionar:

Mentol:

Es el tratamiento más recomendado para colonias infestadas con este ácaro .Se utilizan 50gr de cristales de mentol cada dos colonias a una temperatura óptima de 27 a29 ºC durante 28 días .

Los vapores del mentol actúan como fumigantes que al ser inhalados por la abeja dañan al ácaro, pero sin dañar a la abeja.

Humus de Azufre:

proporcionaban buenos resultados para algunos autores, sin embargo, su efectividad debe ser determinada aún cuidadosamente.

Método: tiras de papel moreno de 7,5 centímetros de ancho, se empapan con nitrato de potasio al 30 % y se deja secar, pintan con una mezcla de cola aglutinante y pasta fina y densa de azufre de flor, y se hacen rollitos que se ponen en el ahumador de abejas. Se dan tres soplos diarios de humo por 10 días, se descansan 7 y se repite otros 10 días.

Mezcla de Frow:

vapores de mezcla de petróleo, nitrobenceno y safrol (2:2:1); pueden matar ácaros sin daño aparente a las abejas.

Método: 2 ml del líquido en una esponja en el centro del enjambre, al comienzo o al final del invierno. 7 tratamientos a intervalos de 2 días. Peligroso cuando las abejas están muy activas, puede matar a las crías no operculadas o hace atractiva la colonia a abejas ladronas. La dosis necesaria para matar a los ácaros mata al 50% de las abejas.

Vapores de metil salisilato: efectivo contra ácaros, pero la dosis efectiva es tóxica para las abejas y daña  a las crías no operculadas.

•Acaricidas específicos:

En este punto nos encontramos con una paradoja: los tratamientos sistemáticos que se aplican para luchar contra la varroa, actúan también, de forma indirecta, contra la acariosis.

Uno de los posibles tratamientos es el basado en la aplicación de Folvex V.A., que son tiras de papel de 10 x 2 cm2 de ancho (Bromopropilato), que se introducen en la colmena con un pequeño alambre. Este producto libera el acaricida al ser quemado por combustión interna, y humea cuando las abejas ya están dentro de la colmena.

Es necesario aplicar el tratamiento ocho veces, en intervalos de una semana. El motivo es que en verano no todas las pecoreadoras entran por la tarde, por lo que escapan al tratamiento y reinfectan la colmena al volver a la mañana siguiente. Además, en ocasiones, las tráqueas están tan repletas de ácaros que los gases no entran hasta la parte inferior, y los ácaros no mueren. Por último, los ácaros pueden cerrar la entrada a la tráquea y evitar así que el gas penetre.

Es importante considerar que la mayor frecuencia de infestación se da en colmenas poco rentables, por lo tanto se debe tener en cuenta para el costo del tratamiento.

Como norma general, tendremos que recurrir a un técnico apícola o un responsable sanitario para que nos aconseje sobre el número de dosis y el modo de aplicación del tratamiento. Estas variables dependerán de diversos factores, como la tasa de infestación, la época del año, la extensión de la epidemia, la temperatura o la temporada de recolección de la miel. Además, tomaremos aplicaremos distintas medidas, tanto profilácticas como durativas, en el foco y la posible zona de propagación de la enfermedad.

Medidas profilácticas y detección de la enfermedad

Las crías infestadas cuando no están operculadas pueden ser separadas de la colonia infestada, para crear otra colonia, mediante su eclosión en incubadoras y proporcionando una reina nueva; o pueden incluirse a colonias no infestadas.

En Europa, este método ha permitido erradicar aparentemente todos los ácaros. Este método es laborioso e impone la pérdida de abejas y colonias.

Es importante detectar los posibles focos de infestación, para evitar derivas y zánganos errantes, que van de colmenas parasitadas a otras que están sanas. También debemos diferenciar y separar unas colmenas de otras, y si es necesario, elevarlas, para que las abejas que se arrastran no penetren en otras colmenas.

Otra medida importante es intentar evitar la enjambrazón en colmenares sospechosos, y atender a la recogida de enjambres Como método de prevención, haremos un tratamiento acaricida en el enjambre desnudo.

En cuanto a la forma de transmisión más frecuente, todos los autores coinciden en que es el pillaje de colmenas sanas por parte de las parasitadas, ya débiles, que acarrean de una a otra la miel y también la enfermedad. Y esto es difícil de controlar, pues el pillaje puede proceder no ya de nuestra propia explotación, sino de colmenas abandonadas o de otros colmenares cercanos. Por este motivo, es esencial mantener una vigilancia sanitaria adecuada, tanto en colmenas trashumantes como en aquellas fijas y censadas.

También debemos hacer comprobaciones sanitarias al comprar los enjambres, sobre todo en las abejas reinas, ya que un ejemplar de este tipo enfermo es un foco de infección permanente dentro de la colonia. Asimismo, atenderemos al manejo en la formación y desarrollo de núcleos, reunión de colmenas, trashumancia.

( atmapicenter.cl )
http://www.apicenter.cl/tecnica.htm

Opina en Foro