Ley de Bosque Nativo y Fomento Forestal
Principal Herramienta para Mitigar el Cambio Climático en la Zona Centro Sur
Conservación Medio AmbienteEnergías RenovablesChileRegión de la AraucaníaVictoria
Anónimo Miércoles 22 de Agosto del año 2007 / 13:08

¿Qué problemas resolverá la Ley del Bosque Nativo? 

 

  

La Ley de Bosque puede ser la principal herramienta para mitigar el cambio climático en la zona centro sur de nuestro país.

¿Qué otros beneficios tiene la Ley del Bosque Nativo para Chile?

Dr. Antonio Lara.Núcleo Milenio Forecos, decano Ciencias Forestales

U. Austral

Solo falta el último trámite legislativo en la Cámara de Diputados para hacer realidad esta ley con grandes beneficios para nuestra sociedad y nuestro medio ambiente. Hacemos un llamado para que la Cámara la respalde.

Tal vez el principal dilema que la futura Ley de Bosque Nativo y Fomento Forestal (PLBN) enfrentará sea hacer visible para la sociedad, para la economía y para nuestro medio ambiente a ese bosque que hasta el momento solía ser una carga o un problema del que muchos querían deshacerse.

El pasado martes 14 de agosto, el Senado aprobó por unanimidad el PLBN transcurridos más de 15 años de tramitación, transformando la ley más antigua de nuestro Parlamento en una de las expresiones más importantes de acuerdo político por el bien social que hayamos visto desde hace mucho.

Durante largo tiempo, la precaria sustancia legal de nuestros bosques ha generado una fuerte presión para sustituirlos por otros usos de la tierra, juzgados como más rentables en el corto plazo. Así, la expansión de las plantaciones forestales de pinos y eucaliptos, y el reciente crecimiento explosivo de cultivos de paltos y parronales en la zona central, han hecho disminuir considerablemente la superficie de los bosques nativos con serios impactos sociales, económicos y ambientales.

Investigaciones del Núcleo Científico FORECOS de la Universidad Austral de Chile indican con claridad la relación directa entre la buena salud de los bosques y aspectos tales como la disponibilidad de agua en cantidad y calidad, el control de la erosión, la mantención de la productividad de los suelos y, más recientemente, su importante rol para la comprensión y mitigación del cambio climático global. Esta información muestra que las precipitaciones han disminuido en la zona central y sur de nuestro país entre un 20 y un 40% durante los últimos 100 años, y las diferentes predicciones de cambio climático indican que la tendencia a la disminución se mantendrá a futuro.

No es un misterio que ha aumentado fuertemente la demanda por agua y que cada verano se hacen más agudos y extensos los eventos de sequía. En esto nuestros bosques juegan un rol fundamental regulando el ciclo hidrológico. Las investigaciones muestran que el manejo de los renovales nativos mediante raleos puede aumentar en más de 30% los caudales anuales comparados con cuencas con renovales sin manejo. Otras cuencas experimentales muestran que si los bosques nativos se sustituyen por plantaciones forestales, los caudales de verano disminuyen hasta menos de la mitad o un tercio. Esto es muy crítico, sobre todo si se considera que la recurrencia de las sequías ha aumentado en el último siglo y que las predicciones indican que esta tendencia se intensificará.

Este último tema, uno de los más importantes desafíos que como sociedad enfrentamos, sitúa a la futura Ley de Bosque Nativo en el centro de las prioridades científicas y sociales, en cuanto a dotarla de elementos que realmente la hagan la principal herramienta para mitigar el cambio climático en la zona centro sur de nuestro país.

El senador Andrés Allamand, argumentando su voto favorable, dijo que las 13,5 millones de há que ocupa el bosque nativo equivalen a la superficie total de un país como Grecia y que si se hiciera un ejercicio teórico, su potencial energético equivale a 3 veces la capacidad total instalada actualmente en nuestro país. Por su parte, el senador Juan Antonio Coloma, uno de los artífices de este acuerdo, dijo que esta "compleja ley" deja lecciones importantes, especialmente en lo referido al ejercicio profundo del diálogo democrático para la generación de leyes modernas, que derriban los prejuicios en favor de la construcción de nuevos consensos sociales.



 1..1 de 1 Opiniones

  1. pepito pepitosupermail.cl0:47 Horas, 30/9/2007


    no a lugar.


Pgina [1]


Ultimos Comentarios