Hongos Comestibles en Chile, por Región
Morillas, Digueñes, Fistulina Hepática, Champiñones, Loyo, Pan del Indio, Gargal
Empresas y ServiciosProducciones No TradicionalesChileRegión de la AraucaníaÑirrimapu
Anónimo Martes 25 de Septiembre del año 2007 / 13:13

Hongos.cl

Aquí encontrarán un espacio mágico y colorido para conocer a los recicladores de la materia orgánica del planeta. También podrán ver noticias, documentos y recetas relacionados con hongos de todas partes del mundo.

¿Qué son los Hongos?

Organismo del Reino Fungi. Considerados antes como vegetales, en la actualidad (sistema de los cinco reinos) se tratan como un reino aparte, el de los hongos. Son organismos eucarióticos no fotosintéticos, heterótrofos (saprófitos o parásitos), unicelulares o pluricelulares. Estos últimos están formados por un micelio, que es un conjunto de hifas o filamentos celulares tabicados o no.

Los hongos son organismos pertenecientes al Reino Fungi que se alimentan por absorción, a diferencia de los animales y vegetales que se alimentan por ingestión y fotosíntesis respectivamente. Se reproducen por vía de esporas liberadas al aire en la mayoría de los casos, pudiendo multiplicarse sexual o asexualmente. Hay diferentes tipos de hongos que nos rodean contínuamente, algunos pequeños (Mohos) y otros grandes (Setas), e incluso los ingerimos a diario en diversos alimentos (champiñónes, levaduras en el pan, quesos, cerveza y vino entre otros). Las esporas se encuentran en el aire por millones.

La función principal de los hongos en el ecosistema es la de “reciclar” la materia orgánica descomponiéndola para transformarla en elementos inorgánicos listos para ser re-utilizados por otros organismos.

Otra función importante son las micorrhizas que potencian directamente varias especies del Reino Vegetal.

En relación con el hombre los hongos son utilizados como remedios y terapia para diversas enfermedades (desde resfríos (Penicilina) hasta el cáncer (Shiitake y Reishi)), como alimentos, y también pueden ser nocivos para nuestra salud produciendo diferentes enfermedades que se manifiestan con una simple roncha en la piel en algunos casos y en otros pueden producir la muerte del paciente y otros cuadros de micetismos.

El uso milenario de varios organismos del Reino Fungi en ceremonias tradicionales de varias culturas mundiales mediante la ingestión para provocar alucinaciones y comunicación con las deidades es conocido en los dos hemisferios y se remonta a más de 5 mil años atrás.

En resumen, los hongos y sus cuerpos fructíferos son organismos que nos rodean y cumplen varias funciones fundamentales para la vida del planeta y todos sus integrantes.

Principalmente son descomponedores de materia orgánica.

Hongos en Chile

En Chile existen muchas especies de hongos, aunque es difícil encontrar fructificaciones fúngicas en el norte del país debido a la aridez del clima. Desde la IV Región hacia el sur se encuentran diversas especies, a menudo de colores y formas notables. En general se encuentra más variedad de especies en otoño que en primavera, aunque esta última estación tiene valiosas especies comestibles como las morillas (Morchella spp.), los digueñes (Cyttaria spp.), y la Fistulina hepatica.

Tal como la flora y fauna, los hongos constituyen una parte importante de las especies presentes en los ecosistemas de Chile. Su importancia no es conocida por la mayoría de los habitantes, salvo en el aspecto alimenticio (champiñones, digueñes, pan del indio, loyo, morillas, changle, gargal, etc...).

Tomando como base la distribución fitogeográfica, es posible describir las condiciones para el desarrollo de la micoflora y el ejemplo de algunas especies presentes en el país:

- Región andina

El rocío matinal humedece los suelos aportando el agua necesaria para el desarrollo de los aparatos esporíferos de las especies presentes, posibilitando el crecimiento de cuerpos fructíferos en suelos asociados a especies vegetales de la zona. No se ha hecho un catastro de la micoflora del norte de Chile, pero lugareños hablan de la presencia de setas en primavera y verano. Es importante señalar que muchas especies tienen límites de distribución altitudinal.

- Región del desierto

Las nieblas matinales y ocasionales lluvias gatillan la fructiferación de hongos poco conocidos que viven en el desierto de Atacama. Es preciso recorrer la zona pocos días después de la lluvia para identificar las especies presentes, y se carece de un catastro de los hongos que se desarrollan cuando el desierto florece.

- Región chileno-central

Esta zona alberga a numerosas especies del género Geastrum, las “estrellas de tierra” y otra estrella llamada Myriostoma coliforme, y también el espectacular carpóforo de Clathrus gracilis. Es común encontrar grandes cuerpos fructíferos del género Agaricus (cercano pariente del champiñón cultivado, Agaricus bisporus) en potreros y a orilla de los bosques, siendo este último un hábitat muy apropiado para diversas especies de hongos de las clases Basidiomycete y Ascomycete. Grandes carpóforos de pie y sombrero se ven frecuentemente en prados y los restos vegetales de potreros y bosques tales como los géneros Macrolepiota, Volvariella, Coprinus, y Tricholoma. Algunos son comestibles, y otros venenosos, pero el más temido de todos es el llamado “sombrero de la muerte” Amanita phalloides, cuerpo fructífero responsable de la mayoría de las intoxicaciones letales en Chile. Se desarrolla en bosques de árboles del género Nothofagus y también en bosques de coníferas (prefiriendo los bosques mixtos de Nothofagus y coníferas). Tiene el sombrero, o píleo, color verde oliváceo, pero se descolora con la lluvia quedando de color blanco. Se confunde fácilmente con algunas especies comestibles, especialmente en los estados juveniles.

Las ciudades, sus parques y jardines son el hogar de muchas fructiferaciones fúngicas que suelen pasar desapercibidos en medio del movimiento urbano. En medios urbanos, se encuentran hongos comestibles como Morchella angusticeps, Agaricus campestris y Agrocybe cilindracea que crecen en jardines y árboles de la ciudad. También es posible encontrar algunas especies tóxicas como Scleroderma flavidum y hongos del género Panaeolus.

En los bosques de pino del centro-sur de Chile, se encuentran los hongos comestibles Suillus luteus y Suillus granulatus, y también Lactarius deliciossus que se cosechan y exportan conservados en salmuera. También están presentes los grandes carpóforos color ferruginoso de Gymnopilus spectabilis, que crece sobre tocones de pino y también en árboles vivos o muertos de aromos (Acacia dealbata) y eucaliptos (Eucalyptus globulus). Los aromos también son huésped de la especie comestible Flammulina velutipes (“enoki” o “enokitake”), que es cultivada en Asia, Europa y Norte América.

- Región andino-patagónica

En los bosques altos de árboles latifolios, se encuentran diferentes cuerpos fructíferos creciendo en las ramas y en muchos casos a bastante altura. Entre ellas se encuentra Aleurodiscus vitellinus, un hongo gelatinoso de forma cupuliforme, que tiene potencial valor gastronómico. Los restos vegetales en descomposición en los suelos de los bosques son hábitat de varias especies con cuerpos fructíferos coraliformes como aquellos del género Ramaria y Clavicorona, y numerosos cuerpos fructíferos pequeños. Es frecuente encontrarse con grandes masas de cuerpos fructíferos de “orejas de palo” caídas desde los altos de los árboles. Algunas llegan a medir alrededor de 1 metro de ancho como es el caso de ejemplares del género Bondarzewia.

- Región valdiviana

- Los bosques caducifolios

Los bosques de lenga, roble y ñire son hogar de variadas especies del género Cyttaria (como el “pan del indio”) en sus copas, y de abundantes Morchella en su suelo; las ramas se pueblan de hongos gelatinosos y algunas pequeñas “orejas de palo” como Trametes hirsutum, y otras grandes orejas lignícolas como las del género Ganoderma. Los bosques caducifolios son hogar de diversos cuerpos fructíferos, que descomponen las hojas caídas tales como los géneros Marasmius, Marasmiellus, Mycena, y Clavaria.

- Los bosques siempreverdes

Se encuentra diversidad de especies, según la edad y flora de los bosques nativos, destacando los pequeños y delicados carpóforos del género Mycena, la gran “oreja de palo” Ganoderma australe, y el boleto chileno Boletus loyo (“loyo”). Esta región también es hogar de Griffola gargal y Ramaria flava, ambos comestibles. En el sotobosque, resaltan la callampa morada y viscosa Cortinarius magellanicus, la especial Leotia lubrica y varios cuerpos fructíferos de diferentes formas, como Trametes versicolor y Anthracophyllum dicolor. En los bosques de tepú (Tepualia stepularis), se encuentra una “joya fúngica” llamada Laternea triscapa (en la foto) que tiene un olor muy fuerte y desagradable que atrae moscas y otros insectos. Los bosques de coihue son huésped de numerosos ejemplares de Cyttaría harioti el “llao-llao”, que es cosechado por los habitantes de la zona y a veces comercializado en los mercados locales. Debido a la humedad relativa de estos bosques, se encuentran pequeños Mixomycete en los troncos de los árboles y también especies del orden Pezizales en troncos, corteza y suelo.

- Región magallánica

Uno de los cuerpos fructíferos más llamativos es el “bejín” (Calvatia utriformis) que se asemeja a un balón de fútbol. Es comestible en el estado juvenil y sus esporas son utilizadas como cicatrizante cuando el carpóforo está maduro. También son frecuentes los cuerpos fructíferos globosos del género Lycoperdon. Es común encontrar un hongo parásito del “calafate” (Berberis buxifolia) y la “tchelia” (B. ilicifolia), llamada Aecidium magellanicum, que atrofia el crecimiento del arbusto y se distingue por sus cuerpos fructíferos color naranja, que crecen en el envés de las hojas y el color rosado que provoca en el haz de las mismas. Debido al tránsito de animales, conviven especies que se desarrollan sobre estiércol con especies asociadas a la vegetación zonal; son frecuentes géneros como Panaeolus y Psilocybe.

A medida que se foresta con especies exóticas (Pinus, Eucalyptus y otras), la biodiversidad de la micoflora presente en Chile cambia. En el sotobosque de los pinares en la Décima región, es frecuente ver el “agárico de las moscas” Amanita muscaria (también llamada micorrhiza de los abedules), junto con Amanita tóxica y abundantes ejemplares de Russula sardonia. También la Novena región es hogar de variadas especies, que incluyen hongos tóxicos del género Paxillus, y en el estiércol bovino y equino al interior de los bosques de pino se encuentran los carpóforos venenosos del género Panaeolus. En los bosques de pino de la Octava región es abundante la presencia de Russula sardonia, y en la misma área, bajo los bosques de árboles del género Nothofagus, se encuentra Russula major, dos de las pocas especies de ese género descritas para Chile. Las setas tienen el sombrero de color rojo-morado y después de las lluvias se descoloran para quedar blancas.

Hay que mencionar que la micoflora presente en Chile es menor en número de especies que en otras regiones templadas del mundo; esto es debido a que el territorio chileno está compuesto en su mayor parte por cordilleras, desierto y glaciares, inhóspitos para la vida de los hongos.

( hongoshongos.cl )
http://www.hongos.cl

 1..3 de 3 Opiniones

  1. joseco » joseco_21hotmail.com5:57 Horas, 5/1/2010


    bueno que recien estoy tomando este tema ya que soy un chef aficionado pero... cuanto dinero se necesitaria para comenzar con estos cultivos en una zona como la del bio-bio???

  2. Maryela Pincetti Cofré » aliciamaryelahotmail.com21:33 Horas, 31/5/2009


    Me parece que mucha gente pierde el tiempo cuando se podrían dedicar a este importante cultivo, ya que existe mucha información , la necesaria para comenzar felicitaciones,nosotros en nuestro colegio estamops viendo la posibilidad de tener una pequeña muestra.

  3. alejandra » gomes alejandra_12 hollmail1:58 Horas, 17/10/2007


    que si me muestran una foto


Página [1]


Ultimos Comentarios